Musica

domingo, 6 de abril de 2014

ECOS DE SOCIEDAD


A mí, que quieren que les diga, no soy dado a seguir ni mucho menos las aventuras y las declaraciones de personajes que, en teoría, son la creme de la creme de la sociedad y que se adscriben a diferentes colectivos. A pesar de ello siempre cazas algo al vuelo ya sea por televisión, radio o "ecos" de sociedad en prensa. Cohabitan dos grandes grupos: los que pertenecen a la realeza o alta sociedad y los que gustan de ser llamados "famosos". Luego están los lameculos tradicionaleslos tontos por oposición, futboleros analfabetos y folclóricas desvergonzadas y casposas.

Karl Lagerfeld, histriónico y elitista, es un modisto de origen alemán residente en París, que con su cabello plateado y vestido de pingüino arrogante y cabreado, llena las páginas couché de las revistas del corazón rodeado siempre de bellas y aristocráticas señoras. El condenado octogenario no renuncia a su exposición pública ni de broma. Pues bien, parece que las esculturales mujeres que babean a su lado no forman parte de sus preferencias, que se decanta por los chavales de buen ver y si son enanos mucho mejor.Quién lo diría al verlo cargado con una docena de anillos, que su pasión es que le avienten las moscas del trasero. Y encima, o debajomalcarado.

Charlene Lynette es una ex nadadora muy simpática que además de acompañarse de una carrocería a prueba de balas, es la esposadel príncipe Alberto de Mónaco. Sufren una crisis de cónyuges que afecta el futuro sucesorio del principado. El príncipe, que le lleva veinte años a la titi, es un hombre muy ocupado: asiste al Baile de la Rosa, asuntos del calentamiento global, el rally Montecarlo, tocárselos bajo el crepúsculo de la noche africana, reuniones del COI, etc. Pues bien, duermen en habitaciones separadas. Preguntada por Vanity Fair dijo "Lo deseo mucho, pero todo está en manos de Dios" de tener hijos. Para apagar los crecientes rumores el príncipe declaró a la RTL alemana "Los niños son muy importantes, son nuestro futuro y vivimos para ellos, debemos hacer todo para que les vaya bien ". No han pasado desapercibidas estas importantes declaraciones de las que se desprende que no tendrán hijos ni de broma, el príncipe está demasiado ocupado.

Atención a las impactantes declaraciones de Anabel Pantoja, que no sé quién es ni a que dedica el tiempo libre "Me da vergüenza decirlo, pero ya que sois mi familia os lo digo, me he operado del monte Gurugú", coño! me dije para mí, y eso que esEstuve toda la noche devorando un tratado básico de medicina, pero nada, elGurugú no apareció. Resulta que esta fue la fórmula que escogió Anabel para comunicar al mundo que se había sometido a una liposucción de pubis. Decía que lucía demasiado paquete! a mí se me hace realmente difícil comprender que se aireen intimidades personales o que por la entidad del personaje se digan obviedades o intrascendencias, recuerdan..."lo siento mucho, no volverá a ocurrir". Divinamente patético.

Ya, ya sé que la boca es para hablar, para soltar sonidos ajustados a forma y manera, pero es que hay una legión de imbéciles que semana tras semana se empeñan en meter la pezuña hasta el ombligo y encima venderlo como exclusiva. No sé dónde vamos a parar. Tan difícil es mantener la dignidad como persona. Es necesario que determinados canales de televisión se pasen veinticuatro horas al día escupiendo y destilando mierda pura?Debemos sonreír ante unas muchachas que cuando tienen una cámara delante se desviven por enseñarnos la cortinilla del pubis y que cuando abren la boca es como una cloaca obturada? Qué calor, que soborno! Hoy hay garrafas de viento. Le dio unsimposium de corazón. A mi marido le gusta ir muy alicatado. Volvió del viaje refollante de salud. Vive en un chalete acosado. Frases de una eminente folclórica adorada por las masas. Por qué no te callas! Lo resumiré en dos palabras  Im presionante.
Publicar un comentario