lunes, 30 de noviembre de 2020

PUNTA DE LANZA (5) DOS CANCIONES

 DOS CANCIONES

Paul Anka y Stephen Sondheim, en principio, poca cosa tienen en común. Quizá lo que los ha unido en el tiempo ha sido la música, ambos compositores. Paul Anka, canadiense, un cantante melódico de los años sesenta. De su repertorio destacó en todo el mundo su número “Diana”. Pero un buen día, cuando las hadas te insuflan los vientos favorables, se le ocurrió sentarse al piano y escribir una cancioncilla que, a la postre, ha significado la melodía más escuchada y laureada del siglo XX. La letra nos habla de alguien que mira atrás, harto de los convencionalismos, que de nada se arrepiente y reafirma su manera de hacer las cosas, prescindiendo de los demás. “Arrepentimientos he tenido muy pocos como para mencionarlos/ Hice lo que tenía que hacer y llegué al final sin deber nada a nadie/Planeé cada ruta a lo largo del camino/ Y más, mucho más que esto/ lo hice a mi manera”

Stephen Sondheim, neoyorquino, prestigioso compositor de bandas sonoras y asiduo de los estrenos en Broadway. En una ocasión fue reclamado ni más ni menos que por el gran Leonard Bernstein para que pusiera en marcha el texto del musical  “West Side Story”. El éxito mundial fue alucinante. En menor medida todavía funciona hoy. En este caso ya no fueron las hadas, solo su maestría. También se sentó al piano un día de vientos de Virginia y el resultado no fue otro que “Send in the clowns”. “Pensé que querías lo que yo quiero/cariño/ pero dónde están los payasos/ Tendría que haber ya los payasos”. Ambas canciones hablan de las dudas y los desengaños al final del camino haciendo un guiño al pasado.

 

Corolario: Ambas partituras no tardaron en llegar a las manos de Frank Sinatra convirtiéndolas de inmediato en éxitos mundiales sin parangón. Excuso subrayar que ambos músicos se pudieron bañar en oro líquido gracias a los derechos de autor. I Franky, más.

miércoles, 11 de noviembre de 2020

PUNTA DE LANZA (3) Muermos.

 

Lejos de atisbar señales o indicios de que algo insospechado pueda dar algo de color y calor a nuestras vidas, las cosas siguen igual, si no peor.

Veo que la Generalitat ha dado un paso al destinar 20 millones de euros a los autónomos catalanes. Decisión valiente y necesaria. Este sector, como casi todos, está en plena bancarrota. Quizá habría que ponerle un pero, un pequeño desliz. Se ha beneficiado a diez mil autónomos con la percepción de dos mil euros cada uno, pero resulta que el señor que hizo las cuentas cometió un error. Al parecer en Catalunya hay unos 450.000 de ellos, lo que quiere decir que 410.00 han quedado en la cuneta. Y como se da el caso de que, si le das de palos cabeza abajo al gobierno, no cae ni caspa. Vuelva otro día. Por si eso fuera poco la seguridad social los apremia a pagar la cuota mensual, bajo apercibimiento de sanción. Ahí queda eso.

Se está celebrando el juicio a los terroristas supervivientes del atentado de La Rambla y Cambrils, el 17 de agosto de 2017. A la vista de sus propios vídeos, mientras se dedican a la noble causa de preparar la siembra de sangre y terror en las calles, se les ve en grupo sentados y con actitud campechana, como señoras cosiendo en la calle. “Alá nos ha escogido entre millones de hombres para haceros llorar sangre”, “Venid, venid, os arrepentiréis de haber nacido, sobre todo vosotros, Mossos d’Esquadra”,”Alá nos ha prometido el paraíso, y a vosotros el infierno; os arrepentiréis de haber nacido”. Si me permiten me voy a tomar una copa de cava a la salud de los Mossos, gracias a su celeridad y valentía limpiaron las calles de podredumbre.

Última hora, Donalt Trump se empecina en no querer abandonar el despacho Oval. Me he puesto en contacto con el servicio secreto yanqui para ofrecerles una carretilla de las de sacar muermos y gordinflones fashion. Voy por la segunda copa de cava.

Nos vemos.  

miércoles, 4 de noviembre de 2020

PUNTA DE LANZA. Huelva (2)

Se supone que a estas horas todo el planeta está pendiente de las elecciones presidenciales en USA. También hay que suponer que a cientos de millones de personas les importa una higa lo que pueda acontecer en el solar de los yanquis. Craso error, la influencia de las grandes potencias en los demás países del globo no se ve, pero se nota. Depende de la orientación de su política económica puede hacerle perder su puesto de trabajo, hasta aquí llegamos. Seguramente se trata del eufemismo que hemos dado en llamar globalización. Trump es un vaquero del salvaje oeste, un Clint Eastwood, que de un escupitajo puede cegar una serpiente cascabel. Biden es un hombre de concordia con un sólido conocimiento de los entresijos de la Casa Blanca. Dios proveerá, pero de notar, se notará. Y en este nido de serpientes llamado España, no vean.


Malos augurios para los países de la vieja Europa. El islamismo más cruel y sanguinario vuelve a campear a sus anchas sembrando de muertos y sangre las calles. Nadie está a salvo, nadie. París, Lion, Niza y Viena han sido las primeras víctimas de esta nueva tanda de terror. Recuerdo con nostalgia mis viajes por toda Europa, donde todo era placentero, sorprendente y, si cabe, espectacular. En paz. Hoy no sería capaz de ir ni a Marsella, ni a Perpiñán. Claro que ahora tenemos el temido y puto virus, agravio a sumar para no desplazarse. Con tal de no viajar, no lo haría tampoco a Huelva, que está más cerquita. Por las calles de esa ciudad transitaba ayer un tío apodado el mexicano con una bolsa de plástico que contenía una cabeza humana, así, como suena. Detenido ya, se ha podido saber que el mexicano tenía algunas diferencias con el individuo al que decapitó.  Ya me contaran, bajas tú de noche con las alpargatas recosidas y tu bolsita de orgánica y al abrir el contenedor te encuentras con una sonrisa dentro de una bolsa. Nada, que no salgo ni por error, ni a Huelva, ni a París ni al salvaje oeste.

Nos vemos.


sábado, 31 de octubre de 2020

PUNTA DE LANZA (Putin)



De todos es conocida esa afición tan española al cervezote y al tintorro, sin que ello obste para decir que en Europa también se pegan sus buenos lingotazos, eso sí, con más glamur, más savoir faire. Eso viene a cuenta del simpaticote que se ha inventado lo de las conexiones de Puigdemont con el gobierno de Rusia. El caso es que desde todas las cancillerías europeas hasta los mismos muros de la Plaza Roja de Moscú, han iniciado sus telediarios con el affair Putin/Moreneta a fin de que sus compatriotas se partan de risa. Y así ha sido, como de costumbre, ciertas manifestaciones procedentes de la madre patria, son esperadas y muy celebradas por el descojonamiento y dolor testicular que suelen producir. Incluso se rumorea que Putin ha contactado con sus espías para que le digan dónde coño se encuentra Catalunya.

Más cosas. Según los mentideros de Madrid, en los nuevos presupuestos generales del Estado (PSG), el gobierno piensa incluir la nueva subida de las pensiones. Ese sí es un notición. Ni más ni menos que un 0’9% que, hablando en primera persona, y una vez consumadas complejas operaciones aritméticas, me arroja un saldo extra a percibir de ocho céntimos. Toda vez que la noticia es muy reciente, mis asesores todavía no me han informado de cuál puede ser el destino de estas ganancias ni que tajada fiscal podrían generar, si es que las hubiere o hubiese.

Hablando del PGE, la asignación que hace el voluminoso pelotazo del presupuesto a la Casa del Rey se cifra en cerca de ocho millones y medio de euracos, incluyendo una subida del 6% que representa algo más de medio millón de los susodichos euracos. Para los que no estén al caso de asuntos financieros como yo, les traduzco el importe en una cosa que antes le llamaban pesetas; Mil cuatrocientos catorce millones.

Estamos de duelo, nos ha dejado Sean Connery, el mejor agente 007 de todos los tiempos.

Nos vemos.


jueves, 5 de marzo de 2020

DE REYES MAGOS Y PASTORCILLOS


En otro tiempo, cuando oía alguien despotricar por la apabullante sombra de la corrupción, siempre se me ocurría tararear la misma canción, “no exageréis, por mucho que se robe es una minucia comparado con el presupuesto de un estado”. Hoy, visto lo visto y oído lo oído, he de reconocer mi error, mi tremenda equivocación. Es más, o se ataja esta lacra de la sociedad o nos vamos todos a hacer puñetas. Así de claro. Ahora sí estoy convencido de que este país, España, ha de ser tremendamente rico como para poder engullir tantos sapos, sapos apocalípticos. Hoy un buen puñado de periódicos españoles se hacen eco de la publicación del diario suizo Tribune de Genève, según el cual el padre de Felipe VI habría recibido cien millones de dólares en comisiones por el contrato del TGV entre Medina y La Meca. El dinero, un “regalo” del rey Abdul-lah de Arábia Saudita, apareció en una cuenta corriente del banco suizo Mirabaud a nombre de la fundación panamenca Lucum, de la cual Juan Carlos l era el único beneficiario.

El fiscal suizo que encabeza la investigación, Yves Bertossa, considera que los cien millones corresponden a la comisión por el tren de alta velocidad que, según la amiga del rey emérito, Corinna zu Sain-Wittgenstein, habría recibido Juan Carlos l. La empresaria alemana habló de esta comisión en las grabaciones que se publicaron en diversos medios españoles y que fueron el origen de la investigación en la Audiencia Nacional y el ministerio publico suízo primero y de la fiscalía Anticorrupción después. Las dos últimas siguen activas, mientras que la causa en la Audiencia Nacional se archivó alegando que no había “indicios racionales de delitos” y que, aunque se pudieran probar los hechos, se habrían producido cuando el rey era “inviolable”.

También hoy, mediante un vídeo de YouTube, se informa de las cien mil y una tropelías cometidas por destacados personajes de la vida pública española, imposible de plasmar o referenciar aquí. Valgan dos meros ejemplos de lo dicho; de cuando la quiebra de la empresa Ercros, dirigida por Josep Piqué fue vitaminada con un crédito público de 51 millones, y que años después, siendo ya ministro de Industria, fue exonerada perdonando la deuda. 51 millones del contribuyente que fueron a parar al cogote. O las 1860 viviendas en Madrid, siendo alcaldesa Ana Botella, valoradas en 151 millones y vendidas a un fondo buitre con una rebaja de 22 millones. 22 millones del sufrido contribuyente que pasaron a mejor vida, nunca mejor dicho. Pero todo lo antedicho podría decirse que no tiene importancia alguna comparada con el montante total de los desaguisados, tropelías y mangantes que, valiéndose de todo tipo de argucias y los inefables padrinos y hombres de paja, han construido verdaderas máquinas de hacer billetes, ajenos claro.

Me limito a llamar la atención sobre un asunto que es de ámbito nacional y de extrema gravedad. Ni opino, ni pongo en duda, es materia periodística y precisamente por serlo no comprendo cómo puede hablarse de impunidad, desconocimiento u olvido.

jueves, 27 de febrero de 2020

CARNAVAL O VERGÜENZA


¿Es realmente España un país jaranero, contento, alegre, bullicioso, juerguista, despreocupado y satírico? Pues claro que sí, naturalmente que lo es. Y amante de la pandereta, faltaría más. Fíjense si no, ¿se imaginan que en el país vasco, Madrid o Catalunya se hiciera broma o escarnio del Holocausto? Pues no, es impensable. Por qué, pues porque son o somos aburridos, tediosos, respetuosos, serios y escasamente dados a los excesos y bullicios.

Aprovechando los fastos carnavalescos, donde parece que todo es válido, la Asociación “cultural” El Chaparral, de Las Mesas (Cuenca), ha participado en la desfilada de Carnaval de Campo de Criptana, con una representación satírica y cutre del Holocausto. Reuniendo verdugos y víctimas en un aquelarre festivo, soez, ofensivo y lamentable por las calles de la población. Sin duda el objeto paródico era el entretenimiento de la gente, y que los organizadores no han dudado en calificarlo como hecho histórico. Vómito causa una iniciativa como ésta basada en los millones de personas que fueron gaseadas, fusiladas, separadas o exterminadas en hornos crematorios. ¿Qué podemos decir a los familiares de seis millones de personas que fueron aniquiladas impunemente por la crueldad de un loco genocida? No lo sé, quizá pedir perdón por ser tan ignorantes. En definitiva, España es, ha sido y será un encuentro de ignorancia irresponsable y crueldad reaccionaria. Es una historia de sangre y odio que también es un hecho histórico. Lamentable pero histórico.


A nivel de reyerta política en la calle y en sede parlamentaria se ha usado y se sigue tildando a contrarios de nazis. Palabra abominable por su inmensa carga de odio y horror. La memoria nos inflige la daga de la muerte al recordar niños amontonados como ovejas exterminadas, masacradas para entretenimiento de los hijos de Hitler en sus siniestros campos de muerte. Familias sin tiempo de darse un abrazo final, un beso de adiós para siempre. Nada. ¿Bajo qué acusación? Ninguna, tan solo por ser como eres y de venir de donde vienes. Campos con chimeneas humeantes de barbacoas humanas. Seis millones, seis millones de nombres en un papel, de cruces anónimas, de vidas segadas por el odio, de balance a algo tan peregrino como llamarle segunda guerra mundial.

Cuando se llega a extremos de banalizar estas inhumanas experiencias es que algo, algo muy importante, está fallando en esta sociedad que algunos llaman como avanzada. Si realmente es avanzada cómo es posible relativizar, mediar, jugar o transigir con el Holocausto. Recuerdan que, a finales del año 2017, en determinadas partes de España se jaleaba a las fuerzas de seguridad en sus desplazamientos a Catalunya con gritos corales como “A por ellos”, a por ellos es sinónimo de carnaza, no de personas, ¡en pleno siglo XXI! Dios mío, Dios mío, libéranos de tanta zafiedad, rencor, ignorancia y malicia.

miércoles, 24 de abril de 2019

POR EL AGUA DE GRANADA SOLO REMAN LOS SUSPIROS

POR EL AGUA DE GRANADA SOLO REMAN LOS SUSPIROS
La plaza Nueva estaba barrida por el sol de mediodía, la mitad destellante y el resto en la penumbra, al amparo del turbio perfil de la Alhambra. Reinaba el bullicio: grupos de turistas dócilmente aborregados tras un paraguas amarillo, bailaores de flamenco bañados en sudor en pos de unos euros y algunos cantaores sentados en sillas, formando un corro. Los palmeros palmeando y vomitando su rota voz entre quejíos y navajazos de voz aceitosa como en noche de luna parda.
Yo pronuncio tu nombre
En las noches oscuras
cuando vienen los astros
a beber en la luna
y duermen los ramajes
de las frondas ocultas.
Algo así como diez años hacía que no visitaba Granada. Esta ciudad tiene algo especial, muy especial. Se habla del embrujo de Sevilla, pero aquí te deslumbra el duende, Granada tiene duende. Dejé el coche en Puerta Real y enfilé expectante la Carrera del Darro dejándome mecer por un sol comprensivo con las intermitentes e impertinentes nubes. Vencida la Plaza Nueva se angosta el camino y el gentío se comprime cuesta arriba. A la izquierda restos de ruinas de lo que un día fueron casas, hoy reconvertidas en abrevaderos de tapeo y mercadeos de suvenires. A la derecha el río y la imponente silueta del Generalife que, junto con la Alhambra, todavía oculta en el camino, conforman un conjunto único de aquella dominación árabe que permaneció más de siete siglos. Es un prodigio de ingeniería hidráulica y jardinería. La Reconquista finiquitó en 1492 con la anexión de Granada a la corona española. Algo parecido propugna el líder de Vox en la actualidad con catalanes y vascos. Aunque no somos nazaríes.
¡Oh Ciudad de los gitanos!
¿Quién te vio y no te recuerda?
Dejadla lejos del mar
Sin peines para sus crenchas.
¡Oh Ciudad de los gitanos!
¿Quién te vió y no te recuerda?
Que te busquen en mi frente.
Juego de luna y arena.
En la calle Antigua, número uno, entre la Plaza de los Lobos y La Plaza de la Trinidad, pasó recluido y bien atendido, sus últimos días. Toda la familia de Luis Rosales era y vestía de falangista, pero por deferencia a Luis, consintieron en albergar en su casa a Federico García Lorca, poeta como Luis. ¡Qué digo! Luis admirador y amigo del joven poeta universal. Federico fue un hombre que de tanto saber acumulado, tanta cultura, tanta bondad, tan amigo de sus amigos, que todo ello devino como un alud a sus espaldas que le abrió su propia sepultura, a manos de sus verdugos; la falange, la guardia civil, la envidia y el miedo. Juan Luis Trescastro y sus compinches dieron al traste, segaron como a una espiga, la joven vida la madrugada del 18 de agosto de 1936, en el camino de Víznar a Alcafar. Fusilado por revoltoso, comunista, activista…y maricón, según la documentación obrante.
¿Qué luna gris de las nueve
te desangró la mejilla?
¿Quién recoge tu semilla
de llamarada en la nieve
¿Qué alfiler de cactus breve
asesina tu cristal?
Al declinar el día, cuando la luz tiembla en las farolas, escurría las últimas gotas de un café que me sugería pedir otro. Me atormentaban los sucesos vistos e imaginados, a la par. La bondad del silencio, el murmullo del agua, el cromatismo de los jardines, todo ello contrapuesto a la maldad humana, tan cercana al canibalismo y a la sangre cuajada en mil y una esquinas, me confundía, me desmoralizaba, me impedía recordar la palabra perdón.
El puñal entra en el corazón,
como la reja del arado
en el yermo.
No. No me lo claves.
No.
(En cursiva versos de Federico García Lorca).-